TwitterFacebookYoutubeFeed






DOMINGO 26 DE MARZO DE 2017       02:57 AM      

“La historia de los Villancicos” PDF Imprimir E-mail
Carlos Bernardo León Villegas   
Domingo, 04 de Diciembre de 2016 09:51

columnaCarlosBernardoBuenos días. Los villancicos, ¿sabemos de dónde proceden y cuál es su origen?

Los franceses llaman a esas piezas populares, con o sin autor, con el nombre genérico de "nöels". Los anglosajones las llaman "Christmas Carols", mientras que los alemanes las conocen como "Weihnachten Lieder".

En portugués se les llama "Cantinela" y en italiano "Canzonetta di Natale". Finalmente, a las piezas escritas en latín (que, por cierto, fueron la primera forma de villancico) y compuestas para la liturgia de Navidad (por ejemplo, la famosa "Adeste Fideles"), siempre se les conoció como "motetes de Navidad".

Cuenta la historia que el compositor de los primeros villancicos fue el Marqués de Santillana, que compuso una serie de canciones para celebrar con sus tres hijos el misterio de la Navidad.

Estas tonadas, tan de moda en esta época, son originarias del siglo XIII, y es una derivación de “villanus”, nombre con el que se conocían a los aldeanos de esa época. Sus representaciones solían estar acompañadas de pocos instrumentos, dos o tres, y estaba destinada a un solo cantante.

Al principio, este tipo de composiciones trataban temas de amor cortés, pero a partir del siglo XVI, es cuando la iglesia da un cambio radical al villancico, y dejan de tratar el tema del amor, y proponen el tema religioso como fuente de inspiración.

Durante el siglo XVII, sufren duras prohibiciones por parte de las instituciones conservadoras de la época ya que decían que se utilizaba para hablar del Señor sin respeto, y de una forma vulgar. Los villancicos de este siglo tienen una gran complejidad técnica e incluso se aumenta el número de voces que los interpretan. Algunos de esos villancicos de la época nos han llegado a nuestros días.

En el siglo XVIII, los villancicos toman gran influencia de la música italiana que se hacía en esos años. Estas influencias, hacen que la iglesia prohíba su uso durante la liturgia.

Hoy en día, cuando hablamos de villancicos, se nos viene a la mente grupos de niños y no tan niños, interpretando canciones con letra navideña. Como curiosidad, decir que el villancico más cantado en estas épocas es Noche de Paz, que fue compuesto por el joven sacerdote de Oberndorf, Joseph Mohr, que lo escribió la tarde del 23 de diciembre de 1818, y mando a su amigo Franz Gruber para que le pusiera música; pero él, jamás imaginó que iba a ser traducido a más de 300 idiomas, cantado por media humanidad y se iba a convertir en una de las tonadillas más famosas de todos los tiempos.

Muchas son las leyendas que han circulado alrededor del villancico, cuya historia verdadera no se conoció hasta que Gruber envió –36 años después de que fuera interpretada por primera vez en la Misa del Gallo celebrada, en 1818, en la iglesia de San Nicolás del pequeño pueblo pesquero de Austria– una carta a Berlín con la historia fidedigna del origen de “Still nacht” (Noche de paz»), donde se incluían unas breves biografías… cuando Mohr, pobre, ya había muerto.

No se sabe si fue interpretado al principio o al final de la misa, pero sí que allí en el templo de Oberndorf fue donde sonó por primera vez, sin que Mohr o Gruber se imaginaran que aquella tonada se haría universalmente conocida.

Su gran difusión ocurrió en la primavera de 1819, cuando llegó al poblado el constructor de órganos Carlos Mauracher, que, tras conocer el texto y la partitura, se las llevó al Tirol. Y desde allí, dos amigos suyos, los hermanos Strasser, se dedicaron a difundirla por todo el país, durante los muchos viajes que hacían para comercializar sus guantes.

Joseph Mohr, el frailecito que compuso “Noche de Paz”, murió a los 56 de edad, respetado y muy querido, pero tan pobre que la ciudad tuvo que hacerse cargo de los gastos de su entierro. ¿Qué hubiera sido de Mohr si hubiera nacido hoy?

https://youtu.be/HVetMcPRFgk

Los villancicos nos recuerdan la alegría del nacimiento de Cristo. Éstos son los más populares en español:

1. Campana Sobre Campana

2. Ven a Cantar

3. Caminito de flores

4. Los peces en el río

5. Noche de paz

6. Arre Borriquito

7. Marimorena

8. Los Campanilleros

9. Los pastores a Belén

10. El niño del Tambor

En la época de la Colonia fueron famosos los ciclos de villancicos escritos por Sor Juana Inés de la Cruz para ser cantados en Puebla. La abundancia de la producción de villancicos, de vena popular durante el siglo XVII, es una demostración de su arraigo y popularidad, que alcanzó todas las clases sociales de la Nueva España.

https://youtu.be/JOKPDkMZuLU

Los espero la próxima entrega.

Última actualización el Domingo, 04 de Diciembre de 2016 09:56
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Banner
Banner
Banner