TwitterFacebookYoutubeFeed






DOMINGO 26 DE MARZO DE 2017       03:07 AM      

México en Río de Janeiro 2016 PDF Imprimir E-mail
José Camacho Valenzuela   
Viernes, 26 de Agosto de 2016 19:36

columnaJose

¿Culpabilidad en terceros o responsabilidades compartidas?

La participación de México en los juegos olímpicos de Río de Janeiro 2016 ha llegado a su fin. 3 medallas de plata y 2 de bronce serán agregadas con mucho orgullo al palmarés tricolor en justas olímpicas.

María González, María del Rosario Espinoza, Germán Sánchez, Misael Rodríguez e Ismael Hernández son los “niños héroes” del año. Sin embargo, yo me pregunto, ¿qué ocurrió con los otros más de 100 deportistas mexicanos?

Diversas razones se han dado para explicar esta circunstancia. La gran mayoría encubre a los atletas nacionales y acusan inquisitoriamente a terceras partes. La presunta falta de apoyo financiero gubernamental es al parecer la principal de todas.

Aunque, de acuerdo con lo informado en www.forbes.com.mx, el Gobierno de la República destinó 17 millones de pesos para cubrir los gastos de los representantes aztecas en Río de Janeiro. A continuación la fuente: (http://www.forbes.com.mx/el-comite-olimpico-mexicano-volvera-de-rio-con-una-deuda-por-1-mdd/#gs.NuXgpQM) 

¿Cómo podría entonces culparse al Gobierno en esta ocasión?

Si se tratara de hacer una “cacería de brujas” en materia económica, las atenciones podrían centrarse más bien en aquellos que recibieron esa suma millonaria, es decir, quienes están al frente de la Comisión Nacional del Deporte y del Comité Olímpico Mexicano.

No obstante, a final de cuentas, dichos funcionarios y demás personajes que se pudieran señalar no participaron en las competencias de los juegos olímpicos. Ellos no corrieron, no nadaron y no boxearon.

En cambio, fueron los atletas mexicanos los que aparecieron en cada escenario de la justa olímpica, los que contendieron codo a codo con sus rivales, los que se prepararon durante 4 años para ir a Río de Janeiro.

¿Entonces los competidores nacionales están en verdad exentos de toda responsabilidad?

Varios podrán aseverar que mi postura es tirana e injusta. No obstante, acúsome de realista en aparente razón de villanía.

Y es que en México existe una arraigada costumbre amarillista de señalar a terceros por yerros propios, lo cual es, a la luz de mi entender, un potente agente causal de nuestro rezago como sociedad en todos los niveles.

Aquí algunos ejemplos.

-Si la mayoría de los representantes aztecas no obtuvieron medalla en los pasados juegos olímpicos, entonces de alguna forma la culpa es del gobierno aunque quienes sucumbieron ante sus rivales fueron los competidores mexicanos.

-Si la selección nacional pierde 7-0 ante Chile, entonces la culpa es del entrenador y su cuerpo técnico aunque quienes jugaron en la cancha fueron los futbolistas.

-Si un alumno de escuela saca 5 en un examen, entonces de alguna forma la culpa es del profesor por reprobarlo aunque el alumno no haya estudiado para su prueba.

-Si un paciente enferma de gravedad por fumar tabaco a pesar de haber recibido previamente advertencias férreas de su médico personal, entonces de alguna forma la culpa es del médico por no haberlo curado bien.

-Si un partido político pierde una elección porque no pudo hacerse de simpatía suficiente con el pueblo, entonces de alguna forma la culpa es de las autoridades o del partido vencedor a pesar de que los números favorezcan al ganador.

Me opongo con suma convicción y fervor a la idea de que el amarillismo es el bastión de progreso personal y grupal en México.

Sin embargo, aclaro, el hecho de que más de 100 atletas mexicanos no hayan podido hacerse de una medalla no debería considerarse como un fracaso. Solamente haber participado en esta competencia significa que forman parte de la élite deportiva mundial.

Respeto para ellos que lo han merecido y honor a los medallistas que lo han devengado.

Este es mi punto de vista. No obstante y como dijo Platón, “la opinión es el punto medio entre el conocimiento y la ignorancia”.

Última actualización el Viernes, 26 de Agosto de 2016 19:40
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar