TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

MARTES 7 Y 8
MARTES 17 DE ENERO DE 2017       03:00 AM      

Un “pájaro de cuenta”, el policía federal asesinado en Tecamachalco… PDF Imprimir E-mail
Roberto Desachy Severino   
Miércoles, 09 de Noviembre de 2016 07:01

columnaRobertoDFieles a su tendencia a culpar de todo al gobierno estatal y a sacralizar a quienes consideran sus “víctimas”, algunos medios de comunicación se aprestaron a colocar en un nicho de pureza al ex policía federal Juan Antonio Hernández Higuera, luego de que fuera asesinado el fin de semana pasado en Tecamachalco.

Luego de saberse que un miembro activo (sin albur) de la PGR había sido muerto en dicho municipio, más de un “periodista” se apresuró a decir “pobrecito, es una víctima más de la tremenda inseguridad en Puebla, seguro lo asesinaron por cumplir con su deber”. La realidad es que Juan Antonio Hernández no cumplía misión alguna en el estado, ya que estaba adscrito a la Ciudad de México.

Además, era todo un “pájaro de cuenta”, como lo demuestra el hecho de que en enero del año pasado había sido detenido en Baja California por, supuestamente, encabezar a una banda de falsificadores, pese a que era (y lo siguió siendo hasta su muerte, pese a las denuncias en su contra) policía federal.

Incluso, el 3 de mayo del 2016, en Los Reyes La Paz, Estado de México, Hernández Higuera, sufrió un atentado contra su vida en el que murió su compañero en la PGR, César Ahedo Sánchez.

¿Por qué la PGR mantiene como sus policías a elementos acusados de extorsión?

Es casi seguro que ningún espacio informativo- por más antimorenovallista que sea- está dispuesto a canonizar a un policía federal extorsionador, lo que ratifica que se equivocaron de manera rotunda quienes intentaron utilizar lo sucedido a dicho elemento para pegarle al gobierno estatal, porque es muy probable que a Juan Antonio Hernández lo haya alcanzado su pasado, sus problemas con la ley que él mismo supuestamente representaba o alguna otra banda de delincuentes.

Pero más allá de ello, es preocupante que los titulares de la PGR en el sexenio de Enrique Peña Nieto –Jesús Murillo Karam, Arely Gómez y Raúl Cervantes –persistan en el vicio de mantener en su seno a policías señalados, acusados de corrupción, extorsión y demás. ¿En manos de quién estamos en materia de procuración de justicia en México?, ¿cómo le hizo Juan Antonio Hernández para pasar las pruebas de confianza?, ¿alguien le hizo dichos exámenes al agente?.

Otros cuestionamientos importantes que debería responder el delegado de dicha dependencia en Puebla, Armando Álvarez Hidalgo, es qué estaba haciendo dicho policía en Tecamachalco y, el de mayor trascendencia, ¿por qué se mantuvo a Juan Antonio Hernández como agente, pese a las denuncias en su contra?.

Por cierto, hasta el momento, ni la PGR ni sus representantes en Puebla han hecho pronunciamiento ni posicionamiento oficial alguno respecto a lo que le sucedió a su ex policía.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Roberto Desachy Severino

Columnas anteriores...

Banner