TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

MIÉRCOLES 3 Y 4
MIÉRCOLES 26 DE ABRIL DE 2017       12:36 PM      

Javier Duarte y Tomás Yarrington PDF Imprimir E-mail
Roberto Desachy Severino   
Miércoles, 23 de Noviembre de 2016 20:15

columnaRobertoDMientras el presidente Enrique Peña Nieto “alcanzó” en noviembre de este año su nivel más alto de desaprobación ciudadana–según Consulta Mitofsky-, ya que su gestión apenas es avalada por el 24% de la ciudadanía, mientras el 69 por ciento la reprueba; al fin la PGR inició juicios penales contra dos de los personajes más indeseables del sistema priísta: Javier Duarte Ochoa y Tomás Yarringtón, ex gobernadores de Veracruz y Tamaulipas, respectivamente.

La pregunta es si encarcerlar a 2 ex gobernadores priístas repudiados le alcanzará al PRI de Peña Nieto para recuperar el camino, obtener la confianza de la gente y ganar las elecciones del 2017 en el Estado de México y, sobre todo, la presidencial del 2018.

Faltan meses para la sucesión en Los Pinos, pero –al menos en este momento- se ve difícil que lo consiga, ya que en 16 trimestres del gobierno federal la aprobación ciudadana se ha desplomado: en mayo del 2013 alcanzó su punto más alto con el 57% y, a partir de ese momento, mantiene una caída sostenida que la ha llevado al 24 por ciento que hoy tiene, de acuerdo al más reciente estudio demoscópico de Consulta Mitofsky.

Parece que, aunque mágicamente el titular de la PGR, Raúl Cervantes Andrade, logre capturar a Javier Duarte una semana antes de los comicios en el Estado de México (4 de junio del 2017), ni así el PRI de Enrique Ochoa Reza retendrá uno de los últimos bastiones electorales que le quedan: más de 11 millones de mexicanos pueden votar en la sufrida entidad que gobernó Peña Nieto.

TOMÁS YARRINGTON, EL PROTEGIDO DE PEÑA NIETO

No es casual que mientras su popularidad se desploma cada día más, Peña Nieto haya permitido a la PGR perseguir a otro de sus correligionarios favoritos: Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas que en muchas ocasiones fue señalado en Estados Unidos por –supuestamente-proteger a la delincuencia organizada en su gobierno.

Las acusaciones en Estados Unidos contra varios mandatarios tamaulipecos, como Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington y demás son añejas: desde el 2012 se dieron detalles de la supuesta complicidad de dichos ex gobernadores con la delincuencia organizada y el mismo presidente lo sabía…pero siempre protegió a sus compañeros del PRI.

Incluso, durante la contienda presidencial del 2012, Peña Nieto defendió a Yarrington, con el mensaje de que las acusaciones en su contra eran falsas y se debían a la guerra política, como quedó asentado, incluso, en un vídeo que se puede consultar en You Tube.

¿JAVIER DUARTE Y TOMÁS YARRINGTON APORTARON A LA CAMPAÑA DEL PRI EN 2012?

En septiembre del 2014, cuando el presidente acababa de padecer su 2do Informe de Gobierno, en DEBATE enfatizamos la necesidad de que se investigara a fondo el por qué su férrea defensa hacia Tomás Yarrington, porque no se debía descartar la posibilidad de que el ex gobernador de Tamaulipas hubiera aportado recursos a la campaña del PRI en 2012.

Y hoy que está a punto de iniciar la parte final de su gobierno y que su imagen ante los mexicanos es la peor que haya un tenido presidente desde los tiempos anteriores a Carlos Salinas, Peña Nieto suelta a la PGR para que vaya por el tamaulipeco y le ayude a recuperar –al menos en algo- la credibilidad y confianza de la ciudadanía.

¿Estarán a tiempo el presidente y su partido de volver a obtener el apoyo de los mexicanos en las urnas en el 2017 y 2018?...parece tarde; sin embargo, si se toma en cuenta lo volátil y voluble de los votantes nacionales y las cochinadas permanentes que se puede hacer en el INE, quizás el ejecutivo federal y su grupo tengan todavía una posibilidad de mantenerse en Los Pinos más allá del 2018.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Roberto Desachy Severino

Columnas anteriores...

Banner
Banner
Banner
Banner