TwitterFacebookYoutubeFeed






DOMINGO 22 DE ENERO DE 2017       06:06 AM      

EPN revive a Miguel de la Madrid y a Fidel Velázquez PDF Imprimir E-mail
Roberto Desachy Severino   
Lunes, 09 de Enero de 2017 22:03

columnaRobertoDFue un paseo por las nubes, un viajezote al pasado en el que Enrique Peña Nieto revivió a Miguel de la Madrid, al eterno dirigente charro de la CTM, Fidel Velázquez Sánchez y hasta a la cúpula de presuntos "empresarios" que, en la década de los 80s, antes y después, casi siempre se han plegado poder y sometido a los deseos del presidente en turno, como hizo ayer el representante del CCE, Juan Pablo Castañón.

Fue hace casi 30 años, en diciembre de 1988, cuando al entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado se le deshacía el país en las manos, la economía se le desplomó, la inflación crecía sin freno y se le ocurrió inventar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento Económico (PECE), que incluyó un aumento salarial de emergencia al sueldo mínimo y el "compromiso" de los empresarios de no subir los precios o de hacerlo moderadamente.

Poco tiempo después, ya con Carlos Salinas de Gortari en Los Pinos, los mismos actores firmaron el Pacto de Solidaridad, no solamente para tratar de detener el desplome económico del país, sino también para tratar de legitimar a un presidente que llegó al poder gracias a un burdo fraude electoral.  

Hace 30 años, como ayer lo hizo Peña Nieto, Miguel de la Madrid hizo que su PECE lo firmaran el entonces secretario nacional de la CTM, Fidel Velázquez, quien –como Carlos Aceves del Olmo, se desvió en elogios con el entonces presidente y le agradeció su "interés" en el bienestar de los trabajadores. Tan charro Fidel Velázquez como Carlos Aceves del Olmo, ambos son una vergüenza para el sector sindical.

PACTOS DE MIGUEL DE LA MADRID Y CARLOS SALINAS, MEJORES QUE EL "ACUERDO" DE EPN

En diciembre de 1988, igual que ayer, los "empresarios" agremiados en el CCE se sumaron jubilosos al pacto de Miguel de la Madrid, como ocurrió con Juan Pablo Castañón, quien –de pena ajena- no mostró empacho alguno en sumarse al coro de loas y reconocimientos para Peña Nieto.  

La única diferencia importante entre el PECE de Miguel de la Madrid Hurtado –que después refrendó Carlos Salinas de Gortari y el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar de Peña Nieto es, curiosamente, que el pacto delamadridista sí funcionó, al menos en algunos rubros, ya que el gobierno federal de aquélla época se comprometió a NO subir los precios de la gasolina, el gas y la luz, para NO generar una espiral inflacionaria.

Así es: los pactos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas tuvieron mucho más sentido que el "acuerdito" peñanietista, debido a que las firmas de aquél entonces detuvieron los incrementos de precios en productos que detonan la inflación, como la gasolina, la luz y el gas.

En contraste, Peña Nieto ya subió los costos de los combustibles y la luz, entonces, prácticamente no tiene sentido alguno el "acuerdito" firmado por él y sus cómplices: la CTM de Carlos Aceves del Olmo y el CCE de Juan Pablo Castañón, que firmaron un "acto de fe" en el gobierno federal.      

AFECTAR "LO MENOS POSIBLE LA ECONOMÍA FAMILIAR": ACUERDO DE PEÑA NIETO, SIN COMPROMISOS CONCRETOS CON LA CIUDADANÍA

Patético el acto de la firma del "Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar" por varios motivos y el principal fue que el mismo presidente reconoció que sus gasolinazos y los incrementos al gas y la luz dañan los bolsillos de millones de mexicanos. Y no asumió ningún compromiso real con ellos.

Así es: el mismo Peña Nieto apenas dijo que su gobierno tratará de que sus gasolinazos y los aumentos consecuentes afecten "lo menos posible a la economía familiar"; es decir, no asumió compromiso alguno para detener la escalada de precios que desde el 1er día de este año ya comenzó y que nadie parará, debido a que es el mismo gobierno federal el que la causó al subir productos esenciales para la vida económica del país y las familias, como los combustibles y la luz.

También de pena ajena los mensajes de los empleados del presidente, Alfonso Navarrete Prida, Ildefonso Guajardo, etc, halagando a su jefe, llamándolo "estadista", "líder" y diciendo que no les importa que sea el gobernante peor evaluado por la ciudadanía en la historia reciente del país.

La participación de Carlos Aceves del Olmo en el "acuerdo" de Peña Nieto solamente dejó muy claro que el charrismo de la CTM nacional en los años 70s y 80s es exactamente igual al de hoy. Mientras, la intervención de Juan Pablo Castañón en la pantomima presidencial demostró que la cúpula empresarial mexicana es igual de grillera y clientelar que cualquier otro sindicato mexicano.

Última actualización el Lunes, 09 de Enero de 2017 22:07
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Roberto Desachy Severino

Columnas anteriores...

Banner