TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

LUNES 5 Y 6
LUNES 29 DE MAYO DE 2017       10:36 PM      

Madres en México PDF Imprimir E-mail
Roberto Desachy Severino   
Miércoles, 10 de Mayo de 2017 07:22

columnarobertodPoco, casi nada, tienen las madres mexicanas para festejar este día, porque las mujeres –en general - arrastran severas carencias y/o desigualdades en diversos rubros, como Educación, Salud, Desarrollo Económico, acceso al empleo y hasta sufren mayor porcentaje de discapacidades físicas.

De acuerdo a cifras del INEGI, entre otras fuentes informativas, más allá del discurso oficial de que se promueve la equidad de género, el desarrollo femenino y el empoderamiento de las mujeres, lo cierto es que México carga con severas inequidades y desigualdades más inherentes a la problemática de ser mujer en un país subdesarrollado que a la maternidad.

Veamos: de acuerdo al INEGI, el número de mujeres en México mayores a 12 años es de 48.7 millones y – de ellas- el 67.4% por ciento ha tenido al menos un niño, lo que implica que la maternidad se mantiene como una de las funciones y/o obligaciones sociales primordiales para las mexicanas. Incluso, el 7.8% de las adolescentes de entre 12 y 19 años ya tuvo al menos un bebé, mientras que casi el 92% de las féminas cercanas a los 50 años ya fue madre en alguna ocasión.

Contradictoria situación de las madres y las mujeres en México, porque son mayoría (51.4% de la población total del país), pero enfrentan rezagos en varios importantes de desarrollo social y económico. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó en julio del año pasado un estudio (El Economista) que precisa que las mexicanas ganan 18% menos que los varones.

CRECE LA BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Incluso, la inequidad salarial entre hombres y mujeres se ha incrementado en México, porque en el 2004 era del 17% y, una década después, subió al 18 por ciento. Por lo mismo, son más proclives a la pobreza que los hombres, como lo demostró el estudio presentado por el Coneval en el 2010, que detalla que mientras el 46.1% de los varones se encuentra en situación de marginación, en las féminas ese porcentaje es de 46.3%: http://www.coneval.org.mx/Informes/Coordinacion/INFORMES_Y_PUBLICACIONES_PDF/PobrezayGeneroenweb.pdf.

También en educación padecen severos rezagos: De acuerdo al INEGI, el 94.7% de los hombres en México saben leer y escribir, mientras que en las mujeres ese porcentaje es menor al llegar apenas al 92.5 por ciento. Las mexicanas tienen, en promedio, 9.1 años de preparación académica, mientras en los varones esa cantidad es de 9.3 grados de escolaridad.

En Salud, datos del INEGI muestran que se mueren menos que los hombres: “En el 2015 fallecieron 655 mil 688 personas en el país, de estas 363 732 fueron defunciones masculinas y 285 498 defunciones femeninas. Este total de muertes equivale a una tasa bruta de mortalidad de 5.4 fallecimientos por cada 1 000 habitantes 4.5 fallecimientos por cada 1 000 mujeres y 6.2 muertes por cada 1 000 hombres”.

Pero padecen un mayor porcentaje de discapacidad física que los hombres: “De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, de la población de tres años y más con discapacidad 53.6% son mujeres y 46.4% varones; mientras que en la población con limitación concentran 52.7% y 47.3% respectivamente.

“Los tipos de dificultad más frecuentes entre la población femenina con discapacidad son: caminar, subir o bajar usando sus piernas (53.7%); ver (41.9%) y escuchar (16.5%). Mientras que en las mujeres con limitación: ver (67.1%); caminar, subir o bajar usando sus piernas (47.7%) y aprender, recordar o concentrarse (31.3%)”.

POCAS MADRES EMPRESARIAS

En el rubro laboral también hay rezagos graves. Apenas el 2.7% de las madres son empleadoras o empresarias: “de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en el cuarto trimestre de 2016, la tasa de participación económica de mujeres de 15 y más años es de 43.3%, prácticamente es la misma tasa para las mujeres con al menos un hijo nacido vivo (43.4%) y las mujeres sin hijos (43.2 por ciento).

“Datos de la ENOE 2016 muestran que 63.7% de las mujeres ocupadas y con hijos son trabajadoras subordinadas y remuneradas, 26.6% trabaja por cuenta propia y 7% son mujeres ocupadas que no reciben remuneración por su trabajo; solo el 2.7% de las mujeres que son madres y están ocupadas, son empleadoras.

“Del total de mujeres madres ocupadas de 15 y más años, se caracterizan por tener jornadas menos extensas que las de las mujeres ocupadas sin hijos. Del total de mamás ocupadas, 53.8% labora 40 o más horas a la semana, en tanto que las mujeres sin hijos, 63.8% cumple jornadas semanales de más de 40 horas”.

Y es falso que los bebés nazcan con una torta bajo el brazo, como lo demuestra el hecho de que, según el INEGI, las féminas que trabajan y tienen hijos ganan menos que quienes no los tienen. Tal vez este dato tenga alguna relación con el del párrafo de arriba, que detalle que las madres trabajan menos tiempo que las mujeres que no lo son.

“Datos de la ENOE 2016 también permiten observar que una mayor proporción de las mamás ocupadas perciben menos ingresos que las mujeres ocupadas sin hijos. Una da cada dos (51.3%) madres ocupadas tiene ingresos de hasta dos salarios mínimos. Esta situación se presenta para 41.6% de las mujeres que aún no son madres”.

EL COSTO DE LA MATERNIDAD: UN EMPLEO DE MENOR CALIDAD QUE LAS MUJERES SIN HIJOS

Datos del INEGI detallan que la maternidad tiene un costo oculto, doloroso, poco mencionado para las mexicanas: el tener que desempeñarse en un empleo de menor calidad que las mujeres sin hijos. Muchas madres tienen que trabajar en el sector informal, fuera de empresas y de instituciones públicas y/o privadas.

El instituto precisa que “con respecto a la unidad económica donde laboran: 31.5% de las madres ocupadas trabaja en el sector informal; 38.6% en empresas y negocios, y 16.1% en instituciones públicas o privadas. Referente al tipo de ocupación, la mayoría son comerciantes (26%), trabajadoras en servicios personales (25.4%), trabajadoras industriales, artesanas y ayudantes (18.9 por ciento).

“Las mujeres que no tienen hijos cuentan con un perfil ocupacional muy distinto. La mayoría trabaja en empresas (53.1%) seguido por aquellas que laboran en el sector informal (18.5%), y en instituciones públicas o privadas (18.8 por ciento). Por tipo de ocupación, la mayor proporción (22.5%) labora como comerciante, 17% está ocupada en servicios personales y 14.8% son trabajadoras industriales, artesanas y ayudantes generales”.

Este contexto socioeconómico refleja que, más allá del festejo y la palabrería comercialoide que implica el 10 de mayo, las mamás mexicanas tienen muy poco qué celebrar este día.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Roberto Desachy Severino

Columnas anteriores...

Banner
Banner