TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

VIERNES 9, 0 Y P
VIERNES 24 DE MARZO DE 2017       01:57 AM      

Lazos revolucionarios PDF Imprimir E-mail
Víctor Hernández Tamayo   
Martes, 29 de Noviembre de 2016 21:52

columnaVictorHdz3Ahora que la muerte de Fidel Castro está acaparando la atención mundial, vale la pena recordar el papel de dos tlaxcaltecas en la relación con Cuba.

Por ejemplo, es innegable la mancuerna que hicieron Fidel Castro y Beatriz Paredes Rangel, en la década de los noventa.

Cuando el comandante se desempeñaba como Presidente de Cuba y la tlaxcalteca como embajadora en la isla.

Tan sólida fue su relación, que alguna vez el líder revolucionario alabó el desempeño de la ex gobernadora del estado.

Dijo que Mario Moya Palencia, Beatriz Paredes y Pedro Joaquín Coldwell, habían sido los tres mejores representantes de México.

No era para menos, Beatriz Paredes fue designada en 1993 embajadora en Cuba, en una especie de exilio político.

Sin embargo, a la tlaxcalteca le cayó como anillo al dedo por su pública admiración por la revolución cubana.

Una vez instalada en la isla, puso todo su oficio político para salvar al régimen de una nueva crisis de balseros.

Hasta al centro vacacional La Trinidad, mandó a decenas de cubanos que habían tomado por asalto la embajada de México en la Habana.

Y fue intermediaria para que el presidente Carlos Salinas, intercediera a favor de Cuba ante Estados Unidos.

Sin embargo, no fue la única tlaxcalteca que apoyó la revolución cubana, también está el caso de Emilio Sánchez Piedras.

En 1960, en su carácter de presidente de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el tlaxcalteca puso en riesgo su carrera política.

Todo, porque dio un encendido discurso en donde no sólo fijó la política de México, como de extrema izquierda.

Sino porque el abogado apizaquense hizo en tribuna una encendida defensa de la revolución cubana.

…Y en este instante crítico para la hermana República de Cuba, cuando parece que nuestro vecino del Norte cierra las puertas de su amistad y comprensión frente a los anhelos del pueblo cubano de vivir en libertad y en la independencia económica, los representantes del pueblo de México, le reiteramos al pueblo cubano nuestra misma actitud de solidaridad y le volvemos a decir, que estamos ciertos que su derecho a vivir en la justicia social y en la libertad económica, habrán de prevalecer en este continente de la esperanza, de la paz y de la amistad recíproca”.

La declaración de Sánchez Piedras, hecha a nombre del presidente Adolfo López Mateos, tuvo sus consecuencias políticas.

Don Emilio pasó la congeladora política durante 15 años, hasta que fue rescatado por Luis Echeverría, para hacerlo gobernador de Tlaxcala.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Martes, 29 de Noviembre de 2016 22:01
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar