TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

LUNES 5 Y 6
LUNES 29 DE MAYO DE 2017       10:34 PM      

Tapar el pozo PDF Imprimir E-mail
Víctor Hernández Tamayo   
Domingo, 02 de Abril de 2017 20:39

columnaVictorHdz3Queda claro que después del niño ahogado, en la desgastada Universidad Politécnica de Tlaxcala están queriendo tapar el pozo.

El rector Narciso Xicohténcatl anunció medidas extremas, como cámaras de seguridad y operativos mochila, para evitar más actos violentos.

Lo anterior, luego de que un alumno acuchilló al Secretario Académico, noticia que ocupó amplios espacios en la prensa nacional.

El problema, es que no es la primera vez que la UPT se ve envuelta en escándalos de todo tipo, sin que nadie haga nada.

Por ejemplo, ahí está lo que ocurrió en febrero de 2014, cuando un maestro fue a prisión por asesinar y violar a un alumno.

Se trató del entonces director de la carrera de Ingeniera en Tecnologías de la Información y Comunicación, Óscar Edgardo Romero Arredondo.

El alumno de 22 años fue encontrado muerto en la cama de su maestro, en la 5 Sur del barrio Santa María Xixitla, en San Pedro Cholula.

Uno de los compañeros de escuela narró que un día antes Óscar, Leonardo y Jonathan ingirieron bebidas embriagantes en Michelandia de Zacatelco.

Se retiraron a la medianoche, porque el establecimiento iba a cerrar, por lo que se dirigieron a la casa del director, en Cholula.

Al llegar Jonathan empezó a sentirse mal, motivo por el cual su amigo Leonardo lo llevó a la cama del profesor Óscar, por indicación del mismo.

Leonardo se fue a dormir al sofá, y dijo que durante la madrugada escuchó quejidos, pero supuso que su amigo seguía sintiéndose mal y no prestó mayor importancia.

A la mañana siguiente, cuando fue a buscarlo, encontró al profesor dormido y junto a él, el cadáver de Jonathan, quien estaba desnudo y con señas de sangre, por lo que dio aviso a las autoridades.

Los peritos encontraron que la víctima sufrió lesiones a nivel interno, tras ello, la investigación arrojó como resultado que el cuerpo del joven había sido violado.

El asunto, es que luego de lo sucedido, el rector de la UPT hizo mutis pese a que salieron a la luz muchas irregularidades.

La principal, que que no era la primera ocasión en que Romero Arredondo acudía a bares y centros botoneros, con alumnos para embriagarse.

Y que, inclusive, por lo menos ocho profesores más se encontraban entonces en la misma situación de convivencia.

También salieron a relucir otras lindezas en la UPT, como el trato especial a recomendados, comercialización de espacios para la venta de alimentos y sueldos controlados hacia los profesores.

Incluso, acusaron al rector de extracción perredista Narciso Xicoténcatl, de estar operando acciones a su beneficio en esta universidad.

Esto se corroboró a fines de 2015, cuando el Rector de la UPT fue detenido por un presunto fraude a una empresa.

Lo grave es que tras salir bajo fianza se mantuvo al frente de la institución, y lo peor es que el gobernador Marco Mena lo ratificó por otros cuatro años más.

No se da cuenta el gobierno, que lo que pasó con el caso del alumno que apuñaló al académico, no es un hecho aislado.

Es producto de la descomposición que arrastra la UPT, lo cual no se va terminar con cámaras de seguridad ni operativos mochila.

Allí hacen falta cambios de fondo.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Lunes, 03 de Abril de 2017 06:32
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Banner