TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

MARTES 7 Y 8
MARTES 16 DE SEPTIEMBRE DE 2014       12:27 PM      

Baratas medias negras PDF Imprimir E-mail
Tzuyuki Flores Romero   
Martes, 18 de Octubre de 2011 15:41



columnaFlores2Me desperté sobresaltado, con un sudor frío en el rostro. Vi el reloj del buró. La una y media. Laura no llegaba. Prendí el televisor pero decidí volver a apagarlo al darme cuenta que sólo había infomerciales. Cerré los ojos, quise volver a dormir, pero no pude.

Escuché que un auto se detuvo en la acera de enfrente, me levanté, tomé un cigarro y lo encendí. Salí al balcón. Debajo de la lámpara se había estacionado un jetta rojo. En el asiento del copiloto miré la falda verde botella de Laura, sus muslos jugosos metidos en las baratas medias negras.

 Seguro estarían hablando de algo de la oficina o de lo bien que la pasaron bailando porque se quedaron así unos minutos, cada quien en su lugar. Luego ella tendría que haberse pasado al asiento del conductor porque ya no vi nada. Qué incomodidad pensé. Tendrían que poner los seguros y echarían hacia atrás el asiento para tener más espacio y, en estos momentos, él bajaría su cierre y sacaría el pene expectante y ella levantaría su falda a la altura de la cintura, abriría con sus uñas un orificio en las pantimedias, haría a un lado el bikini con su mano y se podría a horcajadas encima del imbécil que la trajo. No le gusta lavar las pantimedias, las usa una o dos veces y las tira, así que nada le costaría romper éstas.

Tiré la colilla del cigarro y prendí otro. Ahora él se dejaría jinetear, la tomaría de las nalgas y guiaría sus vaivenes de arriba abajo. Laura estaría gimiendo, enterrándole las uñas en el cuello, jalándole el cabello, diciendo así papi, qué rico, mordiéndole el lóbulo de la oreja, lamiéndole el cuello. Él pondría casi horizontal el respaldo, para obligarla a recostarse encima y seguir entrando y saliendo con lentas embestidas, pondría los senos de ella frente a su cara y le sacaría al menos uno para lamerlo con voracidad. Mientras, la fricción del clítoris con la tela de la falda y el pubis de él, harían que ella se viniera rápido como siempre que se frota, más que cuando es penetrada. Pero el acompañante no la dejaría ir así y con ansia, aceleraría el ritmo, la empujaría fuertemente hacia abajo y exhalaría un largo ah mientras el chorro de líquido aperlado explota contra las paredes vaginales. Pisé el cigarro a medio fumar y puse otro entre mis labios. Ella, por supuesto, sacaría del bolso un kleenex para limpiar los rastros de semen que brillarían sobre el pantalón de él y en las pantimedias de ella Se acomodaría sostén, blusa y falda y se despediría con un beso largo y sudado.

Apagué el tercer cigarro antes de que se acabara y quise prender otro, Laura se despediría entonces, así que no lo hice. Cerré el balcón sin hacer ruido y regresé a la cama. Alcancé a oír la portezuela del carro al azotarse y luego su taconeo hasta el departamento. Ahora vendría con cara de cansancio y tiraría las pantimedias en el bote del baño.

Última actualización el Miércoles, 11 de Enero de 2012 16:24
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar